DR CARLOS BASANTA Y SU NOTA SALUDABLE - - "Inundaciones" en Ciudad Guayana, un problema de nunca acabar.
 
 

DR CARLOS BASANTA.*
 
 
“INUNDACIONES” EN CIUDAD GUAYANA
UN PROBLEMA DE NUNCA ACABAR
EN GUERRA AVISADA…………………….
 
Ciudad Guayana, urbe maravillosa, donde la mano de dios y la mano del hombre, parafraseando a Pedro Berroeta, conjugaron sus esfuerzos, lo industrial y lo urbano con predominancia en Puerto Ordaz y sus bellezas naturales esparcida sin la mezquindad del hombre en ambas riberas de su río más oscuro, la Mesopotamia de Venezuela, sin el Tigres ni el Eufrates, pero en su lugar dos caudales inmensos, uno de aspecto solemne y tranquilas corrientes, y el otro inquieto y correlon con rápidos traviesos que han obligado a construirle contenciones para poder utilizar la energía que produce su incansable movimiento, pero más allá de cualquiera literaria descripción y de cualquier humana represión, su necesaria libertad le obliga en cíclicos reclamos a recuperar a cualquier costo su caudal original, tomado por nosotros en ocasiones sin la más mínima prudencia, obligados tal vez por circunstancias que la miseria y la marginalidad de cualquier índole pudieran explicar. Lo real, es que todos los años se repite la misma historia, familias damnificadas por “inundaciones” que no son tales, Los ríos por lo general no van más allá de los límites de sus propios cauces. Llegaron las lluvias y época de crecida de los ríos; “en guerra avisada no muere soldado”
 
Años tras años sectores específicos de algunas comunidades de nuestra ciudad, se ven afectados, por el aumento del nivel de las aguas tanto del Orinoco como del Caroní, son las mismas de siempre, los monos, los cerritos y sectores vecinos, sabana de piedra, Campo rojo, la laja, las delicias, las Batallas y otros más que sin necesidad de nombrarlos ya han acudido a la memoria del lector. Comienzan los llamados a los entes gubernamentales, protección Civil, los Bomberos, Distrito Sanitario, etc, los cuales acuden generalmente a paliar la situación y en los casos más graves a evacuar damnificados hasta improvisados albergues con todos los riesgo que ello implica para la salud de esas personas, por lo general compuestas en un alto porcentaje de niños, cuya condición inmunológica, por situaciones inherentes a su situación socio económica se encuentra deprimida. Pero nadie ha querido ponerle el cascabel al gato, pasan gobiernos nacionales, regionales, municipales y hasta repúblicas y el problema persiste, la gente se prepara todos los años para celebrar el carnaval, la semana santa y la inundación, solo falta la construcción de palafitos, a lo mejor se le ocurre a algún brillante cerebro oficial. Ya es hora de una solución definitiva a este problema con la participación de los mismos afectados.
 
Las “inundaciones” en Ciudad Guyana, son predecibles, el agua ocupa gradualmente las viviendas, no arrasa con ellas, algunos salen antes, pero otros se quedan por no tener a donde ir, o simplemente por cuidar sus escasas pertenencias, el mayor riesgo es Sanitario, que comienza al aumentar el nivel de las aguas, aun sin llegar estas a las viviendas. En estos lugares no existen redes de cloacas y si las hay es solo la desembocadura indolente y contaminante de nuestras aguas, los pozos sépticos y las letrinas se rebosan, las aguas negras se represan, constituyendo caldo de cultivo de enfermedades, a veces mortales para los niños, al llegar las aguas a las viviendas aumenta el riesgo de contaminación para el que se queda, las diarreas, las parasitosis intestinales y las enfermedades de la piel aumentan su incidencia. Y en los albergues temporales generalmente no existen condiciones adecuadas de salubridad, el hacinamiento conlleva a enfermedades como hepatitis, convirtiéndose el remedio en peor que la enfermedad.
 
En las inundaciones no solo hay peligro cuando llega el agua, a veces es mayor al retirarse, las ratas salen de sus madrigueras con el riesgo de la aparición de enfermedades como leptospirosis, el agua limpia remanente en charcos tanto afuera como dentro de las casas se convierten en criaderos de mosquitos que producen Dengue y paludismo, las aguas negras con alto contenido de materia fecal potencian la aparición de enfermedades tan graves como el cólera, afortunadamente no tenemos cólera en la ciudad. A todo este cuadro hay que añadirle los resultados de la humedad, el moho en las paredes y en otros lugares de las viviendas generan la aparición de enfermedades respiratorias, crisis asmáticas, se reagudizan los enfisemas y las bronquitis crónicas. Los ancianos, los Diabéticos, personas con SIDA o que estén recibiendo quimioterapia por cáncer corren un gran riesgo de aparición de enfermedades pulmonares graves, los hongos en la piel aparecen en toda la familia. Sin olvidar e peligro de accidentes eléctricos por las instalaciones húmedas o mojadas comúnmente en circuito con paredes y techos. Todo esto se puede evitar.
 
PILDORAS DE TU MEDICO
 
·        La solución definitiva para el problema de las inundaciones en Ciudad Guayana y para ello debe haber disposición política es el desalojo permanente de las zonas de inundación, derivando a esas personas a lugares dignos. Con una posterior penalización de invasiones a las orillas de los ríos y lagunas, sin que prive el populismo, ni el clientelismo en función electoral.
·        Si eres uno de los afectados, es preferible que te vayas a casa de un familiar y te evites los riesgos de los albergues, no te quedes en esos lugares, tu salud y tu vida son más importantes que tus corotos.
·        Sanidad lo único que puede hacer es realizar ciertas y determinadas inmunizaciones, nebulizar o fumigar el sector y abatizar las charcas y esto no disminuye la totalidad de los riesgos.
·        Debes hervir el agua, incluso la que utilices para lavar los utensilios de cocina si existe riesgo de contaminación de la misma, evita la contaminación de los alimentos y trata, en combinación con entes públicos o por tu propia cuenta de salir definitivamente de esas zonas.
 
    VACUNA CONTRA EL ESTRÉS
 
  • Alo, carnicería?   
-No, zapatería.
-Ah, disculpe, me equivoque de número.
-No importa, tráigalos, se los cambiamos. 
 
  • Papá, papá, mi mamá se dislocó el brazo, ¿La vendo?
    Y el papá responde:
    Si quieres regálala.
 
Hasta nuestro próximo contacto.
*Medico. Magíster en Salud Pública.
E. mail basantac@cantv.net
Twitter: @drcarlosbasanta
Hoy habia 29 visitantes (69 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=