DR CARLOS BASANTA Y SU NOTA SALUDABLE - - Anciano Maltratado

 

 
 
 

 

DR CARLOS BASANTA.*
 
 
EL ANCIANO MALTRATADO
REFLEXION
PARA HIJOS Y NIETOS
 
No hay nada que de más tranquilidad a un bebe dentro del útero materno que el escuchar las sublimes notas del sonido incesante del corazón de la madre, y aunque no pueda expresarlo con palabras, sus movimientos y el sonido de su propio corazón así lo reflejan. Su vida, su futuro y su presente dependen de la abnegación de alguien cuyo cuerpo a sido deformado para beneficio del próximo ser. Algunos estudiosos señalan también que somos capaces de percibir la voz y el cariño del otro componente de ese binomio dador de vida que es el padre.  Esto tal vez sea imposible recordar, pero una vez fuera de ese claustro, si somos cada día más consciente de los sacrificios de quienes nos han dado la vida nuestros padres, cada uno en su rol con diferencias naturales pero coincidiendo en el amor, no solamente nos profesan cuido, seguridad, satisfacción de nuestras más elementales necesidades, sino que para que podamos crecer nos entregan sus mejores años, somos jóvenes y adultos a consecuencia de su vejez y nuestro avance en edad, se transforma en su ancianidad, lo que evidencia algo que muchos no queremos ver, no han creado una vida, nos han dado su vida y se han hecho viejos porque nos han traspasado su juventud.
 
La vida es un ciclo y los hijos de ayer somos los padres de hoy y los abuelos del mañana. Escribí en una ocasión con referencia al tiempo: “Pasar inexorable de las horas, irreversible camino de la vida”; no se detiene, la existencia está encadenada a sus designios y son nuestros padres, nuestros abuelos su mejor ejemplo, hoy son los viejos, los ancianos, los adultos mayores o los de la tercera edad, se les cambia de denominación oficial en función del poder en la materia, pero donde está la vida digna que se merecen y que nos mereceremos al llegar a esa edad, mucha ha sido la contribución familiar, social, laboral y moral para no merecerla. Podríamos entender la discriminación y el abandono jurídico y económico de los gobiernos hacia los veteranos de la vida, pero es imposible comprender y asimilar cuando su origen proviene de la misma familia, de sus hijos, de sus conyugues o de sus nietos. El anciano maltratado es una realidad que no queremos ver, pero que quizás este formando parte del más cercano entorno, y hasta es probable que se crea que es una situación normal o natural.
 
El maltrato al anciano, al adulto mayor o a los individuos de la tercera edad aquellos hombres y mujeres mayores de 60 años, en otras palabras, nuestros padres ya viejos o nuestros abuelos es un problema que en Venezuela no ha sido estudiado con detenimiento, las estadísticas reales por muchas causas no se conocen, pero en otros países como Estados Unidos entre 1 y 2 millones de Norteamericanos de la tercera edad son maltratados cada año, ambos sexos son maltratados, pero con un ligero predominio en mujeres, no discrimina raza, credo religioso ni estrato socioeconómico ni cultural y son maltratados los mayores tanto sanos como enfermos, y en estos últimos los enfermos de Alzheimer son los que tienen mayor riesgo por el carácter demencial lo cual hace que su cuido sea difícil, generando un estrés en exceso en el cuidador, pudiendo en ocasiones traspasar los limites de la tolerancia e incurrir en maltrato, cuyo acto no es de ninguna manera justificado. El maltrato en los mayores puede presentarse tanto en el hogar como en las casa de cuidado de ancianos independientemente de su carácter publico o privado, pudiendo existir muchas maneras y tipos de maltratos.
 
En los mayores sano como en los enfermos se pueden describir los siguientes tipos de maltrato: Maltrato Psicológico, cuando se amenazan, se insultan, se minimizan como si fueran niños, Maltrato por Negligencia, lo cual consiste en aislarlo, dejarlos solos mucho tiempo, no escucharlos ni conversar con ellos, ignorar sus necesidades físicas como cuido en el vestir, en la alimentación, cuidado de su salud al no proporcionarle atención médica adecuada; Abuso Material o Financiero, con mucha frecuencia hijos aberrados dejan sin casas a sus padres, malversan o se apoderan de las pensiones del anciano y el mas lesivo, pero a la vez menos frecuente es el Maltrato físico, lo cual implica actos de violencia que incluyen abuso sexual, golpes y en los pacientes con demencia el encerrar o encadenar y por ultimo y de importancia capital esta el Maltrato Oficial al no garantizar el estado una vejez digna por falta de una seguridad social, limitándose a brindar pseudos beneficios como no hacer cola y no pagar en el autobús ni en el metro, el adulto mayor necesita tener garantizado su salud, recreación vivienda digna y alimentación equilibrada y un trato sin discriminación.
 
PILDORAS DE TU MEDICO.
 
·        A nuestros padres y abuelos les debemos la vida, y aunque nunca fue su intención el buscar agradecimiento de nuestra parte, nosotros si estamos obligados ante dios ante la vida y ante nosotros mismos de retribuir en parte, porque es imposible pagarles todo el amor que nos dieron, lo menos que podemos hacer es prodigarles cuidados, afectos cariño y una vida digna en compañía de los suyos.
·        Artículo 80 de la Constitución de la Republica Bolivariana de Venezuela:
“El Estado garantizará a los ancianos y ancianas el pleno ejer­cicio de sus derechos y garantías. El Estado, con la participación solidaria de las familias y la sociedad, está obligado a respetar su dignidad humana, su autonomía y les garantizará atención integral y los beneficios de la seguridad social que eleven y aseguren su calidad de vida. Las pensiones y jubilaciones otorgadas mediante el sistema de seguridad social no podrán ser inferiores al salario mínimo urbano. A los ancianos y an­cia­nas se les garantizará el derecho a un trabajo acorde a aque­llos y aquellas que manifiesten su deseo y estén en capa­cidad para ello.”
 
 VACUNA CONTRA EL ESTRÉS
 
El abuelo ve llegar a Jaimito de la escuela y muy amoroso le pregunta:
 
-          Jaimito a ver dime, que te enseñó tu maestra hoy?
-          Nada abuelo vino en Blue Jean
 
Dos viejitos se conocen en el parque y uno le pregunta al otro:
- ¿Cuántos años tiene?
Y el otro responde 80 y pico, y el otro dice que envidia yo tengo 70 y ya no pico.
 
Va un viejito al médico y le dice:
-Doctor, estoy preocupado porque tengo 100 años y todavía ando persiguiendo muchachas-
-Pues eso sí que es un caso insólito, pero dígame en qué quiere que le ayude, qué es lo que le preocupa de eso-
-Pues que las ando persiguiendo pero ya no me acuerdo para qué-
 
 
Hasta nuestro próximo contacto.
*Medico. Magíster en Salud Pública.
E. mail basantac@cantv.net
Hoy habia 40 visitantes (119 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=