DR CARLOS BASANTA Y SU NOTA SALUDABLE - - El poder de la Palabra
 

DR CARLOS BASANTA.*
 
 
EL PODER DE LA PALABRA
 
Al leer el título de seguro pensaste, hoy Basanta se metió a predicador y nos va a leer la Biblia, va a comenzar la semana  con la palabra de Dios, es probable que eso sugiera y nada me haría sentir más orgulloso en mi condición de Cristiano y miembro de la iglesia Católica, pero aunque no es de la Biblia de lo que se trata, si, tiene un sentido divino, porque cuando se creo al hombre se le entregó la facultad de comunicarse con los otros seres, el don del habla, la capacidad de articular palabras, y no solo de pronunciarlas, también de organizarlas gráficamente en oraciones escritas, con la cual expresar el momento, sugerir el futuro y recoger el pasado y la biblia es la palabra escrita de Dios a través del evangelio de los apóstoles, y en ella Jesús nos hizo saber que nuestra boca habla de la abundancia que hay en nuestros corazones (Mat.12:34). La Palabra es un arma de gran poder, una espada de doble filo, que puede traer felicidad o desdicha, tanto para quien la pronuncia, como a quien va dirigida; “las Guerras empiezan y terminan con las palabras”.
 
Algunos filósofos consideran que las palabras son solos letras, fonemas sin sentidos y sin ningún efecto sobre nosotros y sobre nuestro ánimo y la única influenza que podrían tener, va a depender de la que nosotros mismos podamos otorgarle, de lo contrario no tiene ningún poder, incluso hablan del poder ficticio de las palabras y para probarlo según el Diccionario técnico de Psicointegración, “basta gritarle a un pequeñísimo grano de arena “! Muévete ¡” y veremos que no se desplazará ni siquiera una millonésima parte de un cabello. Ninguna palabra tiene el poder para molestar a nadie a menos que uno mismo le haya dado ese poder”.  Es cierto que las palabras no tienen efecto en lo inanimado, pero ese sonido que viaja a 344.2 mts/seg, no se conforma con llegar a nuestro cuerpo, penetra en el, llega al cerebro, lo decodificamos y en virtud de su significado emitimos una respuesta orgánica, donde el corazón en función de las emociones modifica su ritmo y velocidad, la interpretación las da el idioma, el tono, la frecuencia, los gestos y ello es expresión de nuestra cultura, lo cual es parte genética de uno mismo.
 
La palabra hablada y/o escrita si tienen poder, tienen el poder de alegrarnos o de amargarnos la vida, de estimularnos o hacernos caer en desesperanza; el alma no funciona sin el cuerpo y viceversa. Son uno solo en la práctica y las palabras que emitimos son la expresión de esa dualidad. De lo que decimos va a depender la relación interpersonal y grupal, por ello conectar la lengua con el cerebro es una necesidad, dice mi madre que las palabras que salen al volado son difíciles de recoger, lo dicho en momentos de rabia se puede comprender, pero igual deja huella en el receptor y estimula un comportamiento igual. Una palabra dicha con amor relaja y puede causar placer, e insisto no solo a quien va dirigida, sino a quien la emite, las palabras son un boomerang, lo que dices a tu prójimo te lo estas diciendo a ti mismo Debemos prestar mucha atención en lo que decimos, o dicho mejor antes de decirlo, porque las palabras con su poder pueden sanar o herir a las personas de nuestro entorno, después no vale; yo no quise decir eso.
 
El poder de las palabras va mucho más allá  de lo individual y es usado como arma política, los fans de Maquiavelo preconizan la mentira con el objeto del poder y hacen una práctica rutinaria de que una mentira repetida mil veces se hace realidad. Los líderes mesiánicos utilizando el poder de la palabra han cometido crímenes atroces y encantado a pueblos enteros; los judíos y los alemanes nos pueden dar fe de ello por la capacidad de embrujo del verbo de Hitler. No en vano la guerra por el control hegemónico de los medios de comunicación, vehículos de difusión de esa fuerza del convencimiento, usados también como arma intimidatoria a través del miedo; es la fuerza de la propaganda que pregona la vieja doctrina comunista. El conocimiento del papel del poder de la palabra es temido por los regimenes totalitarios y tratan de acallar las opiniones adversas, le tiene miedo a que la fuerza de la voz disidente les enturbie el camino y les anuncie el fin del pleno control, esa es la razón para que se criminalice las opiniones.
 
 
PILDORAS DE TU MEDICO
 
Hablar del poder de la palabra sin citar la palabra más alta, es un imposible, basta revisar el proverbio 15 de la Biblia.
-          La Blanda respuesta me quita la ira: Más la palabra áspera hace subir el furor.
-          La lengua de los sabios adornará la sabiduría: Más la boca de los necios hablará sandeces
-          La sana lengua es árbol de vida: Más la perversidad en ella es quebrantamiento del espíritu.
-          Alegrase el hombre con la respuesta de su boca y la palabra a su tiempo, ¡cuan buena es¡
-          El corazón del justo piensa para responder: Más la boca del impío derrama malas cosas.
-          La oreja que escucha la corrección de vida, entre los sabios morará.
Usemos el poder de la palabra, opinar no es un delito, la verdad fortalece al espíritu, el cual es libre en su esencia.
 
VACUNA CONTRA EL ESTRÉS
El Chingo agarra a la novia por detrás, le tapa los ojos y le pregunta
-          a ue no abes uien te esta hablannndo?
-          Quien v a ser pues, el Chingo
-          Onnchale, e onocite or el erjume.
 
 
José allí viene el sordo del jefe, ya verás lo que le digo
-          Hola vejete, barrigón, cornudo, homosexual, de seguro vienes de darle la cola al come muslo, jejejejejej, no es cierto?.
-          No despedido, vengo de ponerme un aparato nuevo en el oído.
 
 
Hasta nuestro próximo contacto.
*Medico. Magíster en Salud Pública.
E. mail basantac@cantv.net
 
 
Hoy habia 27 visitantes (35 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=