DR CARLOS BASANTA Y SU NOTA SALUDABLE - - La Paciencia, una saludable virtud, necesaria para alcanzar las metas.
 
 

DR CARLOS BASANTA.*
 
 
 
LA PACIENCIA, UNA SALUDABLE VIRTUD,
NECESARIA PARA ALCANZAR LAS METAS.
 
Se abre la puerta del consultorio y entra la secretaria con cara de preocupación: Dr. allí está un señor bravísimo que quiere hablar con usted, faltan tres pacientes antes que el, no quiere esperar más, dice que usted tarda mucho con un paciente, ha dicho que es amigo suyo que le pida que lo pase antes; pero el resto de los pacientes están murmurando y no toleraran que el les pase por encima. Abro la puerta del consultorio y lo veo, efectivamente es un amigo, salgo a la sala, y le pido que me siga a un lugar apartado del resto de las personas y poniéndole la mano en el hombro le pido por favor esperar, que nuestra conversación debe ser mas larga que con el resto; que quiero incluso que compartamos un café, me mira, noto la ansiedad en sus ojos, respira profundo y un ok que parece un murmullo sale de su boca. Ya sentado frente a mi en su turno correspondiente, y con la cara detrás de la taza de café pide disculpas diciéndome: Lo siento Carlos, odio esperar, así he sido toda la vida. Trato de transmitirle un poco de sosiego con una sonrisa, Héctor, tu personalidad está guiando tu salud; no tengo paciencia me contesta; a eso me refiero mi pana, es necesario que hablemos un poco de esa virtud, que no nació contigo, pero que no te has ocupado en cultivar. La paciencia  es mucho más que esperar.
 
Amigo la Paciencia, según el diccionario de la Lengua española tiene varias connotaciones: Es la capacidad de padecer o soportar algo sin alterarse; la capacidad para hacer cosas pesadas o minuciosas; lentitud para hacer algo; pero sobre todo es la facultad de saber esperar cuando algo se desea mucho, y nada en esta vida es instantáneo, todo es en función del tiempo, y en razón de el y la magnitud de la meta que perseguimos, el objetivo será a corto, mediano o a largo plazo, muchas de esos fines los podemos cuantificar, pero otros no, en el presupuesto del tiempo se deben contar los imprevistos y los `posibles obstáculos que harán un poco más largo el horizonte, pero perseverar por alcanzarlo saltando barreras con lógica razón es parte de la paciencia. De ti depende revivir el tiempo muerto entre el deseo y la meta; allí afuera en la sala de espera el revisar los exámenes, transgresiones en la dieta, por ejemplo te hubiese ayudado a orientar las preguntas y el provecho de la relación médico paciente mejoraría y por supuesto redundaría en el manejo de tu enfermedad, lo cual es tu verdadero objetivo al acudir a la consulta.
 
La falta de paciencia, la impaciencia, es sin lugar a dudas, la causa de los accidentes de transito, al no esperar el cambio de la luz del semáforo, al querer llegar ante de lo previsto abusando de la velocidad; Una causa importante en la disfunción familiar por uno de sus componentes mas importantes, la intolerancia que tanto daño le ha hecho a este país. Pero las consecuencias de la falta de paciencia no solo afecta lo externo, en lo interno, la cronicidad del estrés que produce, es un factor de riesgo independiente para sufrir de enfermedades Cardiovasculares, es una causa importante de Hipertensión Arterial y Diabetes; alteraciones en la salud mental son parte de sus consecuencias, la ansiedad y la depresión son frutos y raíces del árbol de la impaciencia. Por todo esto, puedes poner en duda lo saludable de la paciencia. El amigo levanta la cara y me interrumpe, ve como está el país por la paciencia. No, le respondo, no podemos confundir la paciencia con la entrega, con la resignación, ni con la desesperanza; al contrario la paciencia permite razonar los procederes y las acciones para no cometer errores, el desespero conlleva al fracaso. Ha sido la paciencia el instrumento que ha cambiado sistemas y regímenes.
 
 
Héctor, retoma la conversación para decirme: Carlos, así soy, así seré, lo vengo arrastrando desde chiquito, loro viejo no aprende a hablar. Las cosas se aprenden más fácil de niño es cierto amigo, pero lo que se aprende de grande lo aprendemos por convicción; todos nacemos impacientes, porque crees que son los llantos de los recién nacidos cada 3 horas y las pataletas de los niños menores; todos tenemos cierto grado de impaciencia, no eres el único, pero cultivar la paciencia, la capacidad de mantener la calma en situaciones de dificultad puede aprenderse y aunque parezca redundante, con paciencia. Dígame doctor ¿como hago para recuperar la paciencia?. Héctor, cuenta hasta 1000 si es necesario, antes de tomar una decisión apresurada; serena tus emociones y date tiempo para ello; practica la empatía, colocándote en el lugar del otro; encuentra el lado positivo de las cosas; es probable que el tiempo que consideras perdido cambiando un caucho, sea el necesario para evitar el carro con el que chocarías, realiza una rutina de ejercicios, la sicoterapia puede ser de mucha ayuda; aprende a ser paciente con los demás, pero sobre todo se paciente contigo mismo. Amigo se que te gustaría seguir con la conversación, no ha terminado, después la seguimos; pero no debemos abusar de la paciencia de los que están en la sala.
 
PILDORAS DE TU MÉDICO
  • La paciencia es un árbol de raíz amarga pero de frutos muy dulces.
  • Quien tiene paciencia, obtendrá lo que desea.
  • La paciencia es la fortaleza del débil y la impaciencia, la debilidad del fuerte.
  • Si he hecho descubrimientos invaluables ha sido más por tener paciencia que cualquier otro talento.
  • Todo poder humano se forma de paciencia y de tiempo.
Ralph Waldo Emerson
  • A los que tienen paciencia, las perdidas se les convierten en ganancias, los trabajos en merecimientos y las batallas en coronas.
Fray Luis De Granada
  • Hay que tener la paciencia como compañera inseparable.
Don Bosco
  • El tiempo es un camino obligatorio en el transitar de la vida, no hay otro. El vehículo para recorrerlo es la paciencia.
El autor.
 
VACUNAS CONTRA EL ESTRÉS
Dos trabajadores de la construcción estaban haciendo una parrilla en la obra, cuando uno de ellos se empezó a quemar. El otro se quitó la chaqueta y empezó a pegarle con ella para apagarlo. El que se estaba quemando decía:
- Déjame quemar, déjame quemar.
- ¿Por qué, si estoy tratando de salvarte?.
- ¡Déjame quemar o saca el martillo de la chaqueta!.
 
La maestra cuelga un retrato del presidente Obama y pregunta a la clase:
- ¿De quién es este retrato?.
Silencio  absoluto.
- Les voy a ayudar un poquito. Por culpa de lo que este señor representa y de su gobierno los venezolanos estamos pasando hambre.
Pepito dice:
- ¡Ah, maestra!, es que sin la camisa roja y la verruga no lo reconocía
 
Esto es un hombre que entra en una iglesia, se acerca al altar, se pone de rodillas frente a la cruz, levanta la cabeza con las manos entrelazadas mirando al Señor y dice:
- Por favor, Jesús, solo te pido una cosa: dame paciencia... ¡¡PERO YA!!
 
 
Hasta nuestro próximo contacto.
*Medico. Magíster en Salud Pública.
E. mail basantac@cantv.net
Twitter: @drcarlosbasanta
 
 
 
Hoy habia 46 visitantes (156 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=