DR CARLOS BASANTA Y SU NOTA SALUDABLE - - La inseguridad en los centros de salud, un reflejo de la crisis del país
 

DR CARLOS BASANTA.*
 
 
LA INSEGURIDAD
EN LOS CENTROS DE SALUD
UN REFLEJO DE LA CRISIS DEL PAÍS
 
El tema de la inseguridad en nuestro país se parece a una papa caliente que nadie quiere tener en sus manos, una realidad, que aplicando la práctica del avestruz, de esconder la cabeza, no se quiere reconocer oficialmente la magnitud del problema, al extremo que voces del gobierno en la Asamblea Nacional como la del diputado Pedro Lander ha manifestado que la inseguridad es una percepción creada por los medios de comunicación, otros han señalado que la inseguridad es consecuencia de un plan desestabilizador y que el para militarismo es el causante de los altos índices delictivos que registramos; no obstante cada uno de nosotros ha sentido en carne propia o muy cerca la consecuencia de la inseguridad, independientemente del parte de guerra social que registran las paginas de sucesos. El informe de violencia en Venezuela, basado en fuentes de la Organización Mundial de la Salud, nos da una tasa de violencia de 49; seis veces por encima del promedio mundial que es 8.8 por cada 100.000 habitantes, estamos considerados dentro del grupo de violencia alta. Por otro lado, Según el Global Peace Index, Venezuela se sitúa en el lugar número 25 dentro de los países más violentos del mundo y ocupa el segundo lugar como país más violento  del Continente Americano después de Colombia.
 
En Venezuela la inseguridad y la violencia han ocupado todos los espacios, en la anterior entrega hacíamos referencia a los atracos en los parques donde la gente persigue evitar las enfermedades, citando específicamente a la Llovizna en ciudad Guayana, 2 días después de su edición, en las mismas páginas del Correo del Caroní se reseña la denuncia de los médicos del Hospital Universitario Ruiz Y Páez en Ciudad Bolívar, y su amenaza de renunciar debido al alto nivel de inseguridad que se vive en ese centro dispensador de salud, el más grande del estado y base de la formación de muchos profesionales entre los cuales me cuento, La situación del decano de los hospitales de Guayana no es un hecho aislado, es una constante en la gran mayoría de los centros de salud de todo el país; Hospitales como el de los Magallanes de Catia, El Hospital de Lídice, el del llanito, el Clínico Universitario, el Algodonal, el Hospital Vargas, han sido las instituciones más emblemáticas y con mayor difusión mediática por estar en Caracas, de las agresiones que ha sufrido su personal e incluso pacientes, pero en otros hospitales del interior como el Luis Razetti de Barcelona y el de Moron, y en la casi totalidad de los ambulatorios Venezolanos la inseguridad y la violencia ha dejado su huella en los miembros del equipo de salud.
 
Han sido muchas las formas de expresión de la violencia y la inseguridad en los centros de salud, y sus trabajadores, los médicos, enfermeras y el resto del equipo, los destinatarios de las agresiones, las cuales provienen de algunos “pacientes”, familiares de enfermos; y de la delincuencia, amparados bajo el manto de la impunidad reinante en el país, lo cual es un atentado y una violación al derecho a unas buenas condiciones laborales y al derecho a la vida de los trabajadores sanitarios. Han sido innumerables los casos de médicos que han visto apuntar sus sienes por una pistola, bajo la amenaza de “o me lo salvas o te mueres”, golpes, vejaciones, incluso asesinato y violaciones de médicos, secuestros, robos de vehículos, intimidación bajo la amenaza de daño a la familia, malandros recorriendo los servicios de los hospitales y entrando a quirófanos en plena operación buscando a un médico para matarlo. Han sido frecuentes los tiroteos en los estacionamientos de los hospitales además de las situaciones de terror, angustia y estrés que generan las acciones tipo comando ejecutada por bandas delictivas para rescatar compinches hospitalizados.
El estado tiene la obligación de garantizar la seguridad de los ciudadanos y dentro de ellos a los trabajadores de la salud, y ese papel no esta siendo cumplido a cabalidad, por el contrario sentimos que acciones oficiales estimulan la violencia y la inseguridad en el sector salud. Cuando la máxima dirigencia del poder arremete contra los médicos venezolanos, llamándolos mercenarios y otros denigrantes calificativos, está agrediendo e incentivando la violencia; la falta de insumos médicos quirúrgicos en las emergencias que ata las manos del médico, limitando en gran medida la atención, es otra forma de generar violencia por la defensa al derecho a ser atendido; la violencia salarial a la que es sometido el médico y el resto del personal de salud, porque no se puede llamar de otra forma a los miserables sueldos que se perciben en el área sanitaria, estimula el éxodo del personal y las consecuencias de déficit de médicos y enfermeras en la gran mayoría de las instituciones publicas, redundando en desmedro de la calidad de atención y en el aumento del tiempo a esperar para ser atendido, lo que ocasiona molestia y predisposición a la violencia por parte del paciente y los familiares. Es evidente entonces que la seguridad en el sector no va depender solo del aumento de la vigilancia.
 
 
PILDORAS DE TU MEDICO
 
·        La violencia en los centros de salud, definitivamente es la expresión de la inseguridad reinante en el país, pero en su análisis deben involucrarse alguna variables específicas del sector, donde lo laboral, las condiciones de trabajo y el respeto oficial hacia el equipo de salud deben tener carácter primordial.
·        La violencia y la inseguridad han estimulado a la renuncia de médicos especialistas del sector del público, ocasionando un déficit, el cual según la Federación Médica Venezolana está en el orden del 43% al 50% en todo el país, por otro lado, según la misma fuente, el 90% de los hospitales, solamente dispone del 5% ó 6% de los insumos entre material médico quirúrgico y medicamentos.
·        Un comunicado de la Red de Sociedades Científicas Médicas Venezolana revela, que “' en los hospitales no existen condiciones de seguridad suficientes para proteger pacientes, al personal de salud ni a los médicos, de la ola de inseguridad en el país y su carga de trágicas consecuencias, como agresiones a los enfermos, a los trabajadores y a los facultativos que están en ejercicio”.
 
VACUNA CONTRA EL ESTRÉS
 
Un médico camina por un solitario pasillo del hospital, de pronto se le acerca un hombre y le pregunta:
-          Dr. Ha visto un policía por acá
-          No amigo aquí la vigilancia es muy poca, hace tiempo que no vemos uno por estos lados
-          Ah bueno entonces déme los reales y no se ponga cómico porque esto es un atraco.
 
Un tipo llega a la emergencia del hospital y le dice a las enfermeras:
-          Buenas noche, tendrán ustedes un calmante para los nervios?
-          Si tenemos señor, desea usted uno?
-          No, pero ustedes si quieren tómense varios, lo van a necesitar, porque esto es un atraco.
 
Dos delincuentes conversando:
-          Oye vale que te parece si para redondearnos en diciembre asaltamos un banco
-          Chico después de lo del banco Bolívar, Canarias y del Banpro, para que correr riesgos atracando un banco, más fácil es formando uno.
 
 
 
Hasta nuestro próximo contacto.
*Medico. Magíster en Salud Pública.
E. mail basantac@cantv.net
 
 
Hoy habia 39 visitantes (57 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=