DR CARLOS BASANTA Y SU NOTA SALUDABLE - - Los Riesgos del Silencio
 
 

 
DR CARLOS BASANTA.*
 
 
LOS RIESGOS DEL SILENCIO
 
El transito se detiene más tiempo de lo normal, algo pasa, las cornetas de los carros empiezan a demostrar la angustia de algo no usual, cierro los vidrios de las ventanas de mi carro y aseguro las puertas, “mosca” (le digo a mi acompañante), que estará pasando?, busco la radio y trato en vano de sintonizar el programa de opinión de las tardes, pero la frecuencia parece haber desaparecido de su dial. Comienza lentamente a moverse la cola y aparece la causa de la tranca; un grupo de jóvenes con tapa bocas repartiendo papeles; que bueno que se esté informando sobre la gripe porcina. Al acercarme salgo de mi error, no son tapa bocas, son mordazas, es una protesta por la libertad de expresión, ¡no al cierre de los medios!, ¡no al silencio!, se leen en las pancartas. Que peo, me dice el compañero con cara de fastidio, cerraron unas radios, pero ya no vale la pena oírlas, siempre es un problema por donde te metas, yo me refugio en la música y hasta prefiero el silencio. Y tu crees que actuando como el avestruz desaparecen los problemas?- le pregunto-, no, siguen allí y hasta empeoran si no se enfrentan, en ocasiones es necesario el silencio y es probable que me digas que esto es algo relativo y que “uno es dueño de lo calla y esclavo de lo que dice”, y “que en boca cerrada no entra mosca”, lo cual es válido como percepción individual, pero cuando se apagan las voces colectivas, obedeciendo a la desesperanza, al temor o a los designios del poder, se convierte en una enfermedad social, me parece oportuno que conversemos un poco sobre los Riesgos del Silencio.
 
Los Riesgos del Silencio debemos analizarlos desde distintas perspectivas, comenzando con los riesgos individuales para la salud física, síquica y social; el silencio ante cualquier enfermedad facilita las complicaciones de las mismas e impide su tratamiento, y lo que es peor aun, en el caso de enfermedades transmisibles, el silencio individual, aunado muchas veces al silencio institucional y al mutismo epidemiológico se convierte en responsable de la aparición de epidemias. La impunidad de las transgresiones sociales y la libertad plena de acción del sociopata, tiene su origen en el silencio, el maltrato infantil en cualquiera de sus connotaciones se ha perpetuado por el silencio, la cronicidad de la violencia sexual, también tiene su origen en el silencio y ni hablar de la violencia de género, un drama demasiado frecuente en las parejas y que a consecuencia de callar y no denunciar las agresiones, estas pueden resultar fatales.
 
Desde el punto de vista social, el silencio es generalmente inducido por el temor, resultado de la acción del poder en diferentes esferas, desde el callar las agresiones de los azotes de barrios, hasta la censura o autocensura y cierre de los medios impuesta por el poder político que puede llegar hasta la aberrante situación, vista en países totalitarios, del silencio de la opinión política en la esfera familiar, por temor a ser denunciado por algunos de sus miembros. Desde este ámbito, los riesgos del silencio tienen su pico máximo en la pérdida progresiva de la libertad, en la entrega, en la desesperanza que conlleva a aceptar los barrotes sociales y las cadenas que inmovilizan el pensamiento como algo natural y del destino; el individuo nace libre por esencia y el hablar y el pensar forma parte inseparable de su ser, por esta razón, el 10 de diciembre de 1948, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó y proclamó la Declaración Universal de Derechos Humanos, la cual señala en su artículo 19. “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”. Los medios de comunicación, independientemente de su tendencia política o línea editorial, son el vehículo por excelencia para ejercer este derecho; perderlos, es otro riesgo del silencio.
 
Los Riesgos del Silencio no son una exclusividad para los que callan en forma voluntaria o inducidos, de ellos no escapan los que imponen el silencio, la ausencia de control que genera la falta de la opinión contraria y la impunidad producto del bloqueo a la información, deriva en corrupción desenfrenada, en inercia de la acción publica, en una micro atomización del poder en parcelas que pueden corroer las bases ideológicas, morales y por supuesto económicas de cualquier régimen, una desestabilización intrínseca, una osteoporosis de la institución del poder, un estado que se fractura al mínimo esfuerzo. Por otro lado aunque resulte paradójico el silencio conlleva con el tiempo a la pérdida del control social, al haber una mala percepción de la opinión pública, por la carencia de indicadores reales de medición; el silencio podría esconder una realidad distinta a la que se cree.
 
PILDORAS DE TU MEDICO
 
Las frases del Silencio.
  • A veces, el silencio es la peor mentira. Miguel de Unamuno
  • Lo más atroz de las cosas malas de la gente mala es el silencio de la gente buena. Mahatma Gandhi
  • Lo esencial es romper el silencio, y el agua de los grandes mutismos. Leopoldo Marechal
  • Nuestra generación no se habrá lamentado tanto de los crímenes de los perversos, como del estremecedor silencio de los bondadosos. Martin Luther King
  • La democracia no es el silencio, es la claridad con que se exponen los problemas y la existencia de medios para resolverlos. Enrique Múgica Herzog
  • Me duele tanto el silencio por lo mucho que perdí. Que no se quede callado el que quiera ser feliz... Atahualpa Yupanqui
 
 
    VACUNA CONTRA EL ESTRÉS
 
Un candidato pronuncia una conferencia en un salón, en el marco de su campaña electoral:
- "mi gobierno será un gobierno contra el oportunismo, contra el arribismo, contra el continuismo, contra el reeleccionismo, contra el consumismo, contra el revisionismo...
Un anciano que le escucha atentamente, le interrumpe y le pregunta:
- Oiga señor, por si acaso su gobierno no tendrá algo contra el reumatismo?
Un cubano tenía un loro y un día le se escapa por una ventana.
Al día siguiente el periódico local publica un aviso del dueño del animal:
"Se ha perdido un loro. Se recompensará a quien lo devuelva. Su propietario aclara que no comparte en absoluto sus opiniones políticas".
 
Hasta nuestro próximo contacto.
*Medico. Magíster en Salud Pública.
E. mail basantac@cantv.net
 
 
Hoy habia 36 visitantes (72 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=