DR CARLOS BASANTA Y SU NOTA SALUDABLE - - Un cuento malo de Navidad.
 

DR CARLOS BASANTA.*
 
 
UN CUENTO MALO DE NAVIDAD
 
Llovía a cántaros en la hacienda, en los últimos años, el capataz autoritario y déspota había dividido a la familia, un grupo de peones serviles saboteaba la faena del resto del campo, el ambiente enrarecido y hostil entristecía la sabana, los animales dispersos, la cerca rota intencionalmente facilitaba que los peones de la intriga y la maldad del hato vecino se escondieran en estas tierras, sumando   dificultad a la mayoría de los campesinos que clamaban armonía y libertad. La leche y el poco queso producido se repartía a los incondicionales del tirano encargado, al resto le amamantaban las vacas, destrozaban sus corrales, la condición para entrar en el reparto de migajas era mantenerse a pata de botalón. Sin embargo, un grupo descontento se organiza, entendieron que para poner el alambre que arregle el potrero tenían que templar del mismo lado y juntos deciden recuperar la hacienda y ponerla al servicio de todos.
 
Difícil el camino a recorrer; aun en las familias más cercanas privan los compromisos individuales, y si a esto le sumamos, que el mandón usurpador, a quien le fue delegada la función de dirigir las tierras y sus fuerzas, y  que se auto proclamó dueño del hato, con el poder de la intriga, el miedo, la exclusión y la opresión física y psicológica, redujo en grado extremo la moral y la esperanza del resto del campo, aumenta las espinas de la senda. Pero no pudo apagar totalmente la llama que en los corazones oprimidos clamaban libertad, la constancia y la unión dio sus frutos e hicieron legalmente hacer valer su voz, y así quedo escrito, solo era cuestión de tiempo para que otros vientos refrescaran el calor que el manto autoritario producía. Llegaba la navidad y la tradición comenzaba a ocultar la realidad.
 
Seguía lloviendo en la Hacienda, los cocuyos parecían apagarse y con ellos el ambiente navideño, las sabanas se convertían en esteros, se rompían los tapones y las lagunas anegaban la poca siembra de los campos y con las aguas, las babas y caimanes se salían de sus cauces, susurrando al oído del ansioso capataz, quien veía su poder escurrirse de sus manos como la incesante lluvia que ponía a flotar el catre, amenazando con alcanzar el nivel del chinchorro. Mientras esperanzados a futuro, pilando el maíz y moliendo caña, los campesinos en tierras secas adornaban a una triste virgen y a un niño sufriendo antes de nacer, con un burro flaco y un huesudo buey. Un fervor religioso que es visto como un descuido por el encargado autoritario, y convoca urgentemente a sus más fieles peones, quienes tienen que dejar de adornar el pino canadiense que sustituyó a la mata de chaparro que adornaban otrora, gracias a la venta de conciencia al tirano mandón y acudir raudo y veloz al llamado.
 
Bajo la lluvia se realiza el aquelarre, la manada de zorros y onzas en esencia, escuchan muy atentos a las babas y caimanes, mientras los zamuros prestan plumas para escribir conclusiones. La lluvia es el pretexto, los ranchos anegados falsa justificación, las mojadas tierras razón de expropiación, los leguleyos, vegueros del averno dictan húmedas normas dentro de la hacienda, cubriendo con indelebles borrones, lo previamente escrito, es urgente legalizar el silencio, alejar de las manos de los no serviles cualquier instrumento que sirva de lucha, borrar de sus labios cualquier palabra distinta del léxico del poder rural; que no me toquen una vaca, que no me rayen la tierra, y que se escuche bien, está prohibido trabajar en otras fincas, grita el mandón encargado usurpador; mientras los villancicos dejan de sonar, la luz comienza a dejar de brillar y los arbolitos se dejan de adornar por falta de bolas.
 
PILDORAS DE TU MEDICO
·        Es nuestra responsabilidad luchar por un futuro mejor, porque es la herencia que dejaremos a nuestros hijos, debemos ser ejemplo de lucha, de progreso y no de entrega y mediocridad
  • “Nuestra generación no se habrá lamentado tanto de los crímenes de los perversos, como del estremecedor silencio de los bondadosos.” Martin Luther King
  • “La democracia no es el silencio, es la claridad con que se exponen los problemas y la existencia de medios para resolverlos”. Enrique Múgica Herzog
  • “¿Qué hacer? Algo. Cualquier cosa. Excepto quedarnos sentados. Si nos equivocamos, comenzar de nuevo. Probar otra cosa. Pero si esperamos hasta estar satisfechos y tener todas las certezas, puede que sea demasiado tarde.”  Lee Iacocca
 
 VACUNA CONTRA EL ESTRÉS
 
En joven enamorado le manda un mensaje de texto a su novia:
_ ¿Mi amor, que estas haciendo?. Si estas durmiendo, mándame tus sueños, si estas riendo, mándame tus risas, si estas llorando, mándame tus lagrimas.
Y la novia le responde:
-       Estoy sentada en la poceta, ¿Quieres algo?
 
Un alto líder político del proceso se encuentra con Jaimito:
-       ¿Tu eres Jaimito el de los cuentos?
-       No mi comandante, yo soy el de los chistes; el de los cuentos es usted.
 
 
Hasta nuestro próximo contacto.
*Medico. Magíster en Salud Pública.
 
Twitter: @drcarlosbasanta
 
 
Hoy habia 37 visitantes (95 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=