DR CARLOS BASANTA Y SU NOTA SALUDABLE - - Agradecer es reciclar la vida, es bueno para la salud

 

 

  



DR  CARLOS BASANTA.*

 

 

AGRADECER ES RECICLAR LA VIDA,

ES BUENO PARA LA SALUD

 

Hay momentos en la vida que nos marcan, que nos dejan recuerdos imborrables y en días pasados,  caminando por el centro comercial salió a flote uno de ellos; me remonto a mis tiempo de estudiante de Cursos Básicos  en la Sabanita en Ciudad Bolívar; una mañana que jamás olvidaría. Haciendo uso del fervor juvenil y de los sueños de igualdad, tenía vida política universitaria, y aunque la consigna era “estudiar y luchar” muchas veces llegamos a considerar más importante la parte política que la razón fundamental del ingreso a la universidad; en esa ocasión dejé de presentar un examen de física porque tenía que terminar de pintar una pancarta que necesitábamos con urgencia en el centro de estudiantes, del cual era Secretario General; estando en plena tarea se presentó en la plaza la profesora Leonor Moya, quien luego del consabido reclamo por no haber asistido al examen y recriminándome la causa me citó a su cubículo, allí luego de un sermón que me pareció eterno me dio la oportunidad de presentar la prueba; por supuesto en base a menor nota que el resto del grupo; le di las gracias y me fui a estudiar; aprobé la materia y reflexioné en mi rol principal como estudiante. En el presente, cuando la vi sentada en un café la reconocí y una sensación de gratitud me hizo acercarme y darle las gracias; hoy de corazón por aquel momento que cambió mi vida.

 

Debo confesar que antes del encuentro con la profesora no me sentía mal; pero a partir de allí me sentí mejor, una sensación de paz me invadió y me sentí contento conmigo mismo, no había hecho nada extraordinario, solo reconocerle a una persona muchos años después que fue útil en el pasado sin cuya intervención no hubiera habido futuro. Agradecer es gratis, nadie te cobra y recibes mucho, por eso no dejaré de decir gracias no solamente a la profesora, sino a todos y a Dios por sobre todas las cosas. El agradecimiento surge cuando una persona se siente en deuda con otra y no se trata de pagar los favores, va mucho más allá, es sentir y expresar admiración por aquella persona que se desprendió de algo importante para ella en lo cual incluyo el tiempo para logar un cambio positivo en ti, o simplemente prevenirte un mal. Alguien me comentaba que el acto que genera el agradecimiento debe tener un efecto específico importante y me daba un ejemplo, si acabando de almorzar, soy invitado a comer Caviar o la mejor Carne en un lujoso Restauran; es difícil no aceptar, por innovación o por gula y las gracias son dadas por cortesía, pero si por circunstancias se  tiene hambre por falta de dinero y te dan un pedazo de pan para saciarla, el agradecimiento es eterno.

 

Desde niños se nos enseña a dar las gracias, es común escuchar cuando le regalamos algo a un niño que la madre le recuerde con un ¿cómo se dice? Y el niño automáticamente suelta el “Gracias”, como una forma de cortesía, de tener buenos modales, de ser educado; pero no se nos enseña el verdadero sentido de la gratitud; no se puede ser agradecido si no internalizamos que necesitamos de los demás, que no somos los únicos del mundo y que lo que nos dan no necesariamente es porque  lo merecemos; debemos reconocer que existen personas que son capaces de dar sin recibir nada  a cambio y que merecen una muestra de gratitud, no una simple expresión de gracias como un sonido que viene de la laringe en conjunción con la lengua; más que eso una palabra, un gesto, un reconocimiento dicho con el corazón. Todo lo que tenemos nos lo han dado, empezando por la vida por lo cual debemos estar eternamente agradecidos a Dios y a nuestros padres.

 

La gratitud y el agradecer son actitudes esenciales para la vida, su práctica genera beneficios. Agradecer es reciclar la vida, es bueno para la salud, cuando agradecemos experimentamos un sentimiento de aprecio de reconocimiento que enriquece nuestra vida emocional; que produce una descarga de endorfinas de placer  y de gozo con efectos orgánicos sobre el estrés, sobre la hipertensión arterial, modifica tus reacciones bioquímicas, de transmisores y te previene de enfermedades, y no solo eso, un estudio realizado por Robert Emmons, de la Universidad de California y el Dr. Michael McCollough de la Southern Methodist University en Dallas, Texas, demostró que el ejercicio diario de la Gratitud provoca un incremento en la lucidez mental, entusiasmo, determinación, optimismo y energía. Además, el grupo que expresó la gratitud experimentó menos depresión y estrés, con mayor tendencia a ayudar a los demás, ejercitar con mayor regularidad y hacer más progresos hacia sus objetivos personales, concluyendo sus autores que cualquier persona puede aumentar su sensación de bienestar, solo siendo agradecido.

 

PILDORAS DE TU MEDICO

 

·        «OBSTÁCULOS PARA EL AGRADECIMIENTO»
a.- La vanidad, que impide a muchos reconocer el  aporte de los  demás en sus propios logros.
b.- La  costumbre  de  encontrarle  defectos a todo, que lleva a desconocer, por detalles sin importancia,  lo  valioso  de  un esfuerzo ó los méritos de un trabajo bien hecho.
c.- La  envidia  y  el  resentimiento,   que   hacen    tomar   como  ofensa las bondades recibidas de los otros.
d.- La  falta  de  humildad  y  de grandeza, que hacen ver el agradecimiento como una muestra de debilidad.

Recopilado por: CL Ricaurte E. Saval R. Panamá

 

·        “Sentir gratitud y no expresarla, es como envolver un regalo y no darlo”. William Arthur Ward

 

VACUNA CONTRA EL ESTRÉS

En el consultorio el médico le dice a su paciente, en tono muy enérgico:
En los próximos meses, nada de fumar, nada de beber, nada de salir con mujeres ni ir a cenar a esos restaurantes caros y nada de viajes ni vacaciones.
A lo que el paciente pregunta:
¿Hasta que me recupere doctor?
Y el doctor responde:
¡No! Hasta que me pague todo lo que me debe
!!

Un hombre va al Curandero y le dice:
-  vengo a verlo porque tengo un problema de tos terrible.
El Curioso busca un frasquito en un cajón y se lo entrega diciéndole:
- Tómese tres dosis diarias de este laxante para caballos.
El paciente asustado le dice:
- Pero, ¿usted cree que este laxante me vaya a curar la tos?
a lo que el Brujo contesta:
- Bueno, curársela no creo, pero le aseguro que no se va a atrever a toser.

 

 

Hasta nuestro próximo contacto.

*Medico. Magíster en Salud Pública.

E. mail basantac@cantv.net

www.drcarlosbasanta.es.tl

Twitter: @drcarlosbasanta

 

 


 


 

 

 

Hoy habia 32 visitantes (147 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=