DR CARLOS BASANTA Y SU NOTA SALUDABLE - - Las enfermedades como causa de accidentes de tránsito
 

DR CARLOS BASANTA.*
 
LAS ENFERMEDADES COMO CAUSA DE ACCIDENTES DE TRANSITO
 
Toneladas de hierros retorcidos y ensangrentados adornan constantemente las páginas de sucesos de los diarios, cataratas de lágrimas de dolor brotan de los ojos de las viudas huérfanos y familiares de las victimas lamentables de los accidentes de tránsito, un verdadero problema de salud pública, familias enteras han fallecido en los pocos segundos que dura una colisión. Según informes del cuerpo técnico de vigilancia de Transito y Transporte Terrestre de mediados del 2008, 5 venezolanos mueren cada hora a consecuencia de accidentes de tránsito, es decir 120 personas diarias; revisando el último Anuario de Mortalidad publicado por el Ministerio del Poder Popular para la Salud y que corresponde al año 2008, encontramos que los accidentes automovilísticos corresponden a la cuarta causa de muerte, subiendo un escalón de importancia con relación al 2006 donde era la quinta causa de muerte en el país, siendo las causas más asociadas, imprudencia y al alcohol y en función de eso ya escribí en una oportunidad en esta misma columna que los accidentes de tránsito eran un problema de conducta y lo es en gran medida, pero es prudente que miremos mucho más allá y analicemos otras causas, a las cuales no les hemos parado mucho y que representan un verdadero riesgo, como son las enfermedades  que pudiera tener el conductor involucrado en el siniestro y ser estas las verdadera causa del accidente.
 
Las causas de los accidentes de tránsito, son múltiples, desde humanas, fallas mecánicas y hasta estructurales, porque el caer en un hueco, o tratar de esquivarlo puede traer consecuencias fatales en la carretera, siempre las campañas preventivas se dirigen preferentemente a cuando manejes no bebas, pero existen determinadas enfermedades que se comportan detrás de un volante, como equivalentes a distintos grados de embriaguez, bien sea por efectos de la misma enfermedad, o sus complicaciones, y/o por efectos adversos del tratamiento farmacológico indicado; lo cual se convierte en un importante factor de riesgo para los accidentes vehiculares: Situaciones de alteraciones de la salud como la Diabetes, de cuya relación con los accidentes de este tipo fue motivo de toda una columna, sin embargo es bueno recordar que aparte de las complicaciones visuales, de trastornos neurológicos e incluso el riesgo de hipoglicemia del tratamiento, sobre todo la insulina debe ser tomado en cuenta por el diabético al conducir un vehículo, aunque no quiero decir con esto que la diabetes incapacita per se para manejar.
 
Una persona con epilepsia igualmente representa un riesgo, sin embargo, con un buen control médico, evitando largos periodos de viaje, con un buen ritmo de sueño y evitando alcohol y manejar de noche, además de no conducir al cambiar las dosis de los medicamentos y no suspender los mismos disminuye los riesgos, aunque estos no dejan de existir. Las personas con trastornos del sueño, o que sufra de apnea del sueño, también tienen un riesgo aumentado de sufrir algún percance tras un vehículo, el cansancio disminuye los reflejos pudiendo el chofer quedarse dormido en la carreta. Las enfermedades Cardiovasculares, la hipertensión arterial, engrosan estas lista de factores que predisponen a los accidentes; sin olvidar a trastornos tan frecuentes como la migraña que la sufren entre el 10 al 12% de la población, este dolor de cabeza altera la percepción y la vista; y qué decir de los vértigos en todas sus expresiones en la laberintitis, síndrome de Meniere, el vértigo posicional paroxístico benigno donde todo da vuelta y se siente la sensación de caer en un pozo profundo, imaginemos que esto ocurra detrás de un volante.
 
Un paciente que toma medicamentos por cualquiera enfermedad, incluso por una simple alergia y conduce vehículos, debe saber si los fármacos que consume tienen algunos efectos adversos que aumenten el riesgo de sufrir un accidente de tránsito. Es conocido el efecto de los psicofármacos como los tranquilizantes y sedantes, los anticonvulsivantes, los antidepresivos, los que bajan el azúcar y los antihipertensivos, pero medicamentos tan simples como analgésicos y para la tos que contengan codeína, pueden presentar como efectos no deseados, sedación, vértigos que deterioran la capacidad para conducir, y que decir de algunos antihistamínicos usados para la rinitis y algunas alergias que pueden provocar alteraciones de la visión, somnolencia e insomnio e incluso alucinaciones, por lo cual es incompatible el uso de estos medicamentos con el manejar vehículos; de allí la importancia de no auto medicarse, el médico dará las recomendaciones según el caso, y usted tiene la obligación de decirle al galeno que anda manejando o que debe conducir..
 
 
PILDORAS DE TU MEDICO
 
Si bien es cierto que existen enfermedades y medicamentos que predisponen a tener un accidente de tránsito, y que algunas de esas enfermedades contraindican en forma absoluta el conducir, en la mayoría de los casos, el binomio medico paciente pueden disminuir el riesgo de tenerlo. Lo primero que se debe tener en cuenta es un conocimiento pleno de la enfermedad que se sufre, con un buen control de la misma, que involucra el cumplimiento del tratamiento y saber identificar los primeros síntomas de descompensación y evitar aquellas situaciones que lo desencadenen y por supuesto el conocer los efectos adversos de los medicamentos. Es importante que nos vacunemos contra la terquedad, el hecho que se nos diga que en determinada circunstancia debemos ceder el mando del volante a otra persona, en nada disminuye nuestra condición, al contrario significa una oportunidad de extender nuestra vida útil. No te creas un súper hombre o una súper mujer, ante cualquier síntoma u alteración que ponga en peligro tu vida y la de los demás párate en un lugar seguro, apaga el carro y pide ayuda.
 
VACUNA CONTRA EL ESTRÉS
 
Un tipo va con el carro a 200 Km por hora y lo para un motorizado de la policía, quien le ordena el agente ordena:
- Saque los papeles del carro de la guantera.
- No me da la gana. Tengo una metralleta.
- ¿Cómo? Abra el maletero.
- No quiero. Tengo un cadáver escondido.
Entonces, el policía llama al comisario todo asustado.
- Comisario, venga aquí que hay un sospechoso de asesinato.
El comisario llega al lugar y le manda al conductor abrir la guantera, donde no hay ninguna metralleta. Le manda abrir el maletero y no hay ningún cadáver. Entonces el comisario dice:
-¿No tenía usted armas y un cadáver en el carro? Eso me ha dicho el agente.
- Si, ya. Y ahora dirá que iba a 200 kilómetros por hora
 
Un tipo estrella el carro contra la parte trasera de una gandola, el gandolero se baja y encara al hombre que esta todo aporreado dentro del carro y le dice
-       Chico tu no viste la luz de cruce?
-       Nooo vale no vi la gandola y voy a ver la luz de cruce
 
Hasta nuestro próximo contacto.
*Medico. Magíster en Salud Pública.
E. mail basantac@cantv.net
Twitter: @drcarlosbasanta
 
 
Hoy habia 23 visitantes (185 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=