DR CARLOS BASANTA Y SU NOTA SALUDABLE - - La Diabetes es un grave problema, prevenirla es vital, pero debemos educar al Diabético
 
 
 

 
DR CARLOS BASANTA.*
 
 
LA DIABETES ES UN GRAVE PROBLEMA
PREVENIRLA ES VITAL,
PERO DEBEMOS EDUCAR AL DIABETICO.
 
Cuando hablamos de Diabetes nos estamos refiriendo a algo serio, mucho más serio de lo que muchos piensan, es algo más allá de unos valores de azúcar alta en la sangre; las proyecciones más atrevidas estimaban que tendríamos alrededor de 350 millones de Diabéticos para el 2025 y nuestra realidad estadística actual nos dice que se quedaron muy cortos; 366 millones de personas tienen la enfermedad, según cifras del año 2011, sin olvidar que 183 millones, el 50% de ellos no han sido aún diagnosticados;  el aumento es progresivo en todos los países, lo que según los entendidos de la Federación Internacional de Diabetes, si no se le pone un freno, tendríamos 552 millones de pacientes en el 2030. La diabetes produjo 4.600 millones de muertes en el 2011; siendo además una enfermedad con altísimo potencial de complicaciones invalidantes, y los estudios señalan que solo alrededor del 20% logran un control; ustedes se imaginan la cantidad de discapacitados que podríamos tener un futuro, los  gastos actuales en el tratamiento de las complicaciones y los días no productivos alcanzan cifras espectaculares. Es vital prevenir la Diabetes; pero también debemos aumentar los esfuerzos en la educación del paciente Diabético, para prevenir o retardar las complicaciones.
 
La palabra prevención en salud pública tiene connotaciones muy amplias y la diabetes es un grave problema de salud pública, una catástrofe orgánica donde todos los trabajadores de la salud, los familiares, los medios de comunicación y el estado como un todo tenemos la responsabilidad de intervenir; la prevención comienza con la gestación de un nuevo ser, la preparación de esos futuros padres para asegurar que ese producto del amor nazca sano y con un futuro saludable; con la obligación de un estado eficiente que garantice las condiciones ambientales y  legales que minimicen los factores de riesgo progresivamente hasta eliminar su aparición, y esto es la Prevención Primordial; sin embargo tenemos la presencia de esos factores de riesgo, de obesidad, del tabaquismo, del sedentarismo  entre muchos otros y tenemos que enfrentarlos para evitar que aparezca la enfermedad y eso se llama Prevención primaria; pero existen 366 millones de Diabéticos y debemos realizar todos los esfuerzos para evitar que se compliquen con Prevención secundaria; y los que ya tienen complicaciones, rehabilitarlos e reinsertarlos a la vida ciudadana, estamos hablando acá de prevención Terciaria.
 
Lo esencial es prevenir la aparición de los factores de riesgo, pero tenemos una enorme cantidad de pacientes que cada día se complican, ya es raro ver una muerte por una cetoacidosis diabética, aunque ocurren pero con una menor frecuencia, sin embargo todos los días mueren diabéticos infartados, en una máquina de diálisis, o por una sepsis por un pie diabético, paciente con unos buenos tratamiento y bien prescrito por el médico, pero descompensado han aumentado las consultas, pero igual seguimos viendo pacientes que encarecen los servicios públicos de salud, diezmando además, los pocos recursos económicos que poseen. Algo no estamos haciendo bien, el paciente no cumple el tratamiento a cabalidad; y aunque la parte económica juega un factor importante y la masa no está para bollo como dice mi mama, en la actualidad político económico; no tengo duda que estamos fallando en el aspecto educativo y en la constancia de incidir en el cambio de esa actitud que lo llevó a ser diabético. Lo fundamental es preparar al paciente para el autocontrol de su enfermedad.
 
Las personas con Diabetes se tienen que enfrentar con múltiples situaciones para lo cual no están preparado, deben adquirir conocimientos de diversas índoles; de nutrición, de fisiatría, de anatomía incluso aquellos que se administran insulina, y no hablemos de los diabéticos tipo 1 que generalmente son niños y adolescentes y que requieren necesariamente apoyo hasta psicológico, deben además los que usan bombas, aprender conteo de carbohidratos y calculo de calorías. Pero sobre todo y esto es para todos los diabéticos, deben conocer su enfermedad, sus complicaciones, sus síntomas, y eso no lo pueden aprender solo, necesitan la ayuda del médico, de la enfermera, de la educadora en diabetes para poder tener un sustento de conocimientos que les permita el auto control de su enfermedad; y hago énfasis de que esa enfermedad es suya, porque de ellos va a depender en más del 90% su vida de paciente, pero los que trabajamos con este tipo de pacientes, estamos obligados a prepararlos para ello.
  
PILDORAS DE TU MEDICO
 
·        Los médicos debemos realizar una inversión adicional de tiempo al que ya estamos usando, en la educación del paciente diabético, no podemos contentarnos con un póngase tantas unidades de insulina, o un haga dieta y ejercicios; debemos explicarle en qué consiste esa dieta y cuáles son los ejercicios que de acuerdo a su individualidad física y patológica puedan realizar y complementar con el concurso de los otros especialistas que formen parte del equipo.
·        Con la educación del paciente aunado al factor económico lograríamos un mejor control, al potenciar el autocuidado y la autonomía del diabético, que en la generalidad de los casos llega al médico como a decirle “bueno ya estoy aquí ahora usted se encarga de controlarme la enfermedad”, es nuestra medalla de éxito romper con ese paradigma
·        Nuestra tarea como profesionales de la salud, además de diagnosticar y prescribir y referir oportunamente,  es la de hacer que el paciente diabético internalice y aprenda la regla de las tres A.  Aceptar su enfermedad, Adaptarse a su nueva condición con todo lo que ello implica y Autorresponsabilidad, porque esa es su enfermedad, deberá vivir con ella por siempre y nosotros somos y siempre seremos una guía, un tutor en su autocontrol.
 
    VACUNA CONTRA EL ESTRÉS
 
En Venezuela hay la creencia de que un anillo de casco de burro negro es bueno para las hemorroides.
Llega un paciente a la consulta con un dolor de garganta, previo interrogatorio procedo con linterna y baja lengua en mano a examinarle la garganta, cuando le pido abrir la boca me doy cuenta que lleva puesto un anillo de casco de burro negro y le pregunto:
- Sufre usted de las hemorroides
- Caramba doctor esa linterna si es buena
 
Jaimito triste mira al cielo y habla con Dios:
- Señor yo no le deseo mal a nadie, pero quiero que mi negocio prospere
De pronto de escucha una voz como un eco que dice
- Y QUE NEGOCIO TIENES HIJO?
- Una funeraria señor
 
 
Hasta nuestro próximo contacto.
*Medico. Magíster en Salud Pública.
Twitter: @drcarlosbasanta
 
 
 
Hoy habia 72 visitantes (340 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=