DR CARLOS BASANTA Y SU NOTA SALUDABLE - - El Circo de la vida
 

DR CARLOS BASANTA.*
 
 
EL CIRCO DE LA VIDA
 
El domingo 15 de julio se celebró el día del niño, muchos recuerdos vienen a mi memoria; porque aunque el observar la cédula me dice que la efeméride no es conmigo, el niño que tenemos en nuestro interior nos recuerda que alguna vez comandaba nuestra vida y no dejamos de regresar mentalmente a  aquellos lindos momentos. La rutina de nuestros pueblos eran rotas en ocasiones por los parlantes de carros que anunciaban la llegada del circo; el yo quiero ir papá, llévame mama se convertía en un monologo hasta lograrlo, eran momentos de felicidad extrema, los animales los payasos, los trapecistas y los trucos de los magos denotaban, que la vida era algo más que los gritos de “mandilata”, el vendedor de pescado, o el sonido de la carreta a caballo de Gorrión el vendedor de verdura que violentaban el silencio de las calles de Ciudad Bolívar de la época; lo del circo era el riesgo, el peligro que otros experimentaban. Hoy luego de un largo transitar por los caminos de la vida, me atrevo a comparar al espectáculo dentro de la carpa y su organización con nuestra vida. El nacer el crecer y el morir, no es otra cosa que el circo de la vida.
Nuestra vida transcurre en un gran circo con una carpa inmensa, con una organización similar y donde cada uno de nosotros tenemos nuestro papel asignado; y no por el destino, sino por nosotros mismos, nos entrenamos en la maroma que nos gusta, o que nos dejamos imponer y el más vivo y hábil se convierte en el dueño del circo, conformándonos con interpretar el papel que agrada al hombre del sombrero y la levita y alegre la cara del público de las tribunas, en una función llena de luces y sueños momentáneos, al grito del “señora y señores” y la música característica, comienza un acto que al igual que la vida implica riesgos; pero que invita a reflexionar en cada uno ellos, para obtener lecciones que nos permitan traspasar las fronteras de la tela, el mirar más allá del  tráiler, las carpas dormitorios y la perimetral cerca que nos separa del resto del universo, significa libertad.
Debajo de la carpa los rostros pintados de los payasos, sus chistes y sus risas, representan las emociones humanas y el positivismo, debemos reír, aun sin ser payasos, liberar las emociones positivas  como la Alegría, la Felicidad, el buen humor y el optimismo, al contrario de las negativas son beneficiosas para la salud, porque contribuyen a prevenir, a soportar y a facilitar la recuperación de muchas enfermedades; nos llenamos de admiración al observar la valentía del domador, quien sin otra arma que su látigo penetra en las jaulas de las fieras, cuando la realidad es que no entra hasta no haber domado, adaptado a la bestia a su presencia y el vivir implica adaptarnos y adaptar a las bestias y fieras con apariencia humana a la convivencia, aunque muchas de ellas no lo logran y la violencia se extiende más allá de las jaulas, hasta imprimirse en las últimas páginas del diario, expresando el fracaso de una mala estrategia domadora.
La función descansa momentáneamente, es tiempo de cotufas, del algodón de azúcar de múltiples colores, de desfiles, de distracción, mientras se prepara tras la tela de un pueblo que semeja público un acto sorpresa tras los bastidores, y aparece un mago con los mismos trucos, saliendo conejos y palomas de una vieja chistera conocida; la vida está llena de escenas como esas, lideres sacando pan de los sombreros sin amasar la harina que los hace; mientras en la altitud de los bancos de maderas muchas manos explotan en aplausos, sin importar lo falso de lo hecho. Los animales dan paso a lindas y hermosas mujeres, acompañadas de agiles varones trepando cuerdas arriba de las redes, para sujetar con mano firme los trapecios y comenzar a volar en el cubierto cielo, seguros de que otra mano los esperan para evitar su caída hacia el vacío; es la unidad y el trabajo en conjunto lo que hace posible la función de los aires, el enfrentar los riesgos y lo logrado los convierten en la estrella real del espectáculo, en la vida hay que arriesgar para lograrlo y la unidad brinda la oportunidad de ser dueños del circo.
PILDORAS DE TU MEDICO
·        Lo primero que debemos aprender en el circo de la vida es que el papel lo podemos escoger nosotros mismos, y que de nuestra habilidad depende que el circo sea de todos y no de pocos; porque hasta ahora el dueño del circo lo que ha hecho es dividirnos y manipular el sentimiento de actores y espectadores a conveniencia
·        El manejar adecuadamente las emociones, el adaptar a las fieras, domando sus impulsos salvajes con la razón, nos va a permitir dentro y fuera de la carpa concretar nuestros sueños de vida y recobrar la libertad que nos limitan los predios del circo.
·        Mi experiencia en los más de 50 actos anuales de la vida me ha enseñado que los circos no se eternizan en un sitio; la gente aprende a conocer sus trucos y actuaciones y deja de asistir a sus funciones y aunque insistan en seguir presentaciones, siempre terminan por desplegar sus carpas y alejarse
·        A continuar la función con actores nuevos y con actos más creíbles; es nuestra responsabilidad que esto suceda.
 
 VACUNA CONTRA EL ESTRÉS
 
En la escuela la maestra de pregunta a Jaimito:
-       A ver Jaimito crees tú que en un futuro la tecnología reemplazará completamente al papel?
-       No lo creo maestra, no me veo en la poceta limpiándome con un Ipod
 
 
 
En la escuela la maestra a los niños:
-       Hoy vamos a realizar unas adivinanzas a ver pepito como se llama el hombre que construye casa, puentes y edifico
-       Ingeniero maestra
-       Muy bien, te toca a ti Jaimito como se llaman los que viajan a la luna, a las estrellas y flotan en el aire
-       Marihuaneros maestra
 
 
Hasta nuestro próximo contacto.
*Medico. Magíster en Salud Pública.
E. mail basantac@cantv.net
Twitter: @drcarlosbasanta
 
 
Hoy habia 34 visitantes (65 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=