DR CARLOS BASANTA Y SU NOTA SALUDABLE - - En serio y en Broma
 
 
 

DR CARLOS BASANTA.*
 
 
EN SERIO Y EN BROMA
 
Manuel es un gordito amigo y paciente, que de paciente no tiene nada, lo veo entrar al consultorio muy serio y con cara de bravo. Epale Manuel cómo estás? Y esa cara? . Es la única que tengo me responde; así, bueno entonces me la vas a prestar, porque voy pa un velorio esta tarde y está excelente para dar un pésame. Carlos, perdón, digo doctor deja la vaina que no me siento bien; qué dijiste? Bueno tú estás sordo?, que no me siento bien; me rio, le miro a la cara y le digo entre carcajadas, bueno cámbiate de silla. Frunce el ceño y con voz grave me dice; yo no me estoy riendo. Si lo sé estás muy serio y no se te vaya a ocurrir morirte así, esa es una muerte muy complicada, en ese caso sí que te vas a tener que sentar bien; suelta la risa, mi abuela decía que serio murió……; y se dibuja por primera vez desde que llegó una sonrisa en su rostro. Contigo no se puede amigo; estoy aquí porque la azúcar no se quiere bajar. Pero tú me habías dicho por teléfono que sí. Si al principio todo bien con la dieta pero me voy a morir de hambre, yo no sirvo para eso; además también debe ser el estrés. Bueno, vamos a hablar sobre eso.
 
Luego de la toma de presión arterial y constatar que la glicemia verdaderamente estaña elevada, lo subo a la balanza. Manuel estás más gordo, que va doctor ese peso está malo; mira viejo ese peso es exacto, incluso cuando es necesario pasa al modo parlante como en el caso de un señor más gordo que tu; no te creo, parlante jajajaja, y que le dijo el peso. Cuando el 2 veces tu se montó y sobrepasó la capacidad, el peso le dijo continuará; no sea embustero doctor eso es un chiste, usted me mandó a hacer los exámenes de la Tiroides y me dijo que estaban bien; pero yo creo que tengo problemas con la Tiroides y eso es lo que no me deja controlar. Manuel yo estoy convencido de que tu sufres de la Tiroides, pero no de la glándula, lo que te pasa es que no puedes ver un plato de comida porque te lo TIRAS. Si tienes razón, yo me paso, pero esta vez sí; cámbiame el medicamento si es necesario, pero inyectado no. Manuel si con los cambios de estilo vida y las pastillas no se puede controlar, me quedan solo 2 opciones: Inyecciones o supositorios extra grandes. Supo que, dime doctor, no salen tan caras las inyecciones verdad.
 
Manuel es un paciente hipotético, en una consulta igual, pero si de algo estoy convencido es que ni tan calvo ni con 2 pelucas y no vallamos a burlarnos de alguien  que va en busca de ayuda, además hay paciente que pegan durísimo. Sin embargo el hacer un chiste o una broma sana ayuda mucho, en mi caso cuando en la consulta o en las reuniones, no lo hago me lo reclaman. Es preocupante la frecuencia de las opiniones negativas con las cuales salen los pacientes de algunas consultas médicas tanto pública como privada, expresiones como: Ni me tocó, no levantó la vista, solo se limitó a escribir la receta, me insultó, me dijo que parecía una vaca, no me dejó hablar, son las quejas más comunes que los pacientes expresan en la calle y al acudir a otro médico con el cual adquieren confianza. no se estableció en esos casos una empatía entre el médico y la persona, el ser humano con implicaciones en otras esferas, psicológicas y sociales, una conjunción de sentimientos y que deben ser vistos como tales, más que un caso de una enfermedad específica. El humor es una extraordinaria herramienta para lograrlo.
 
Es tanta la importancia de la risa en la salud que en distintas partes del mundo la están utilizando como una terapia complementaria en la prevención y tratamiento de enfermedades. Cuando reímos se activan diferentes mecanismos y se secretan una gran cantidad de sustancias que van a producir beneficios tanto físicos como psíquicos para quien lo hace, con cada carcajada se ponen en actividad cerca de 400 músculos incluyendo al diafragma que produce un masaje interno depurador de toxinas y ácidos grasos, facilitando además la digestión, se lubrican y se limpian los ojos con las lagrimas, las vibraciones de la cabeza mantienen despejadas las vías olfativas y auditivas, las inspiraciones son más profundas con una mayor oxigenación, al reír se liberan endorfinas que actúan como sedantes y analgésicos naturales, activa las células de defensa potenciando el sistema inmunológico, la activación de los músculos de la cara producen un efecto antiarrugas, además la risa previene infartos y mejora los trastornos del sueño.
 
PILDORAS DE TU MEDICO
 
·        La risa es algo serio y nace con nosotros, de recién nacido la utilizamos para comunicarnos y posteriormente la convertimos en una expresión de emociones y a medida que crecemos lo hacemos cada vez menos
·        Los médicos deberíamos aprovechar esta valiosa herramienta, como mínimo estimulando el buen humor en los pacientes, recibiéndoles con una sonrisa, que de seguro obtendremos una igual respuesta
·        Interesantes estudios han demostrado la presencia de un grupo de células nerviosas llamadas neuronas espejos que se activan cuando observamos una cara sonriente y nos hacen sonreír.
·        Es necesario que mantengamos y cultivemos el humor, veamos el lado gracioso de las cosas aun en los momentos más difíciles, la lucha por los derechos no excluye la risa, al contrario la revitaliza y evita la aparición y el predominio de la desesperanza que las inhibe.
·        Recuerda “Cara seria, el que te conté rochelero”
 
    VACUNA CONTRA EL ESTRÉS    
Hoy practicaremos un ejercicio de relajación                                                                                                                Los ejercicios de respiración profunda nos ayudan a relajarnos.    Tenemos   que aprender a respirar, a usar plenamente los pulmones y estar consciente del ritmo de nuestra respiración. Para lograrlo estos son los pasos a seguir:
1)     Respiremos lenta y profundamente.                                                                                                                       2)     Cuando sacamos el aire, observemos como se relaja nuestro cuerpo, como cede la tensión.                                                                                                                                                                                  3)     Ahora respiremos rítmicamente de una manera que nos resulte natural.                                                       4) Para ayudarnos a concentrarnos en la respiración  podemos decir en silencio.’ ’Inspirar, uno, dos’’, ’’exhalar, uno, dos’’. Cada vez que exhalamos o soltamos el aire podemos repetir  en silencio una palabra que nos ayude a relajarnos: ‘’paz’’, ’’tranquilidad’’ o ‘’me sereno, me estoy serenando’’, por ejemplo.                                                                                                                                                                                    5) Volvamos a respirar de forma normal repitiendo el ejercicio durante 20 minutos.                                              6) Finalmente, suspiremos lenta y profundamente. Digamos en silencio ‘’me siento tranquilo-a ‘’me siento relajado-a, ‘’estoy sereno/a”

Hasta nuestro próximo contacto.
*Medico. Magíster en Salud Pública.
Twitter: @drcarlosbasanta
 
 
Hoy habia 46 visitantes (91 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=