DR CARLOS BASANTA Y SU NOTA SALUDABLE - - La política sanitaria venezolana, un disfraz digno de Carnaval
 

DR CARLOS BASANTA.*
 
LA POLITICA SANITARIA VENEZOLANA
UN DISFRAZ DIGNO DE CARNAVAL
 
 Estamos nuevamente en contacto, quiero pedirles disculpas por la ausencia de la semana pasada. Hoy es lunes de Carnaval, el primer asueto del año, para estas fechas se ha hecho tradición en esta tribuna los consejos para sobrevivir en las fiestas del rey momo, pero las circunstancias obligan a romper con los esquemas en tiempos de disfraces; momentos donde ocultamos la apariencia física con pintorescos trajes, máscaras y antifaces; espacio, aunque parezca raro, también para reflexionar sobre nuestra verdad de país, nuestra realidad sanitaria, y las políticas que la rigen. El máximo representante del poder no se cansa de decirnos, que nunca antes estuvimos mejor, que a partir de la revolución comenzamos el camino hacia la sublime expresión de la salud integral, que Barrio Adentro nos salvara del abismo, 423 CDI y 508 SRI, se han colocado como medallas de victorias sobre el pecho de la patria y se muestran estadística que señalan que el Gobierno Bolivariano hasta el 2009 en Barrio Adentro I, atendió a 57.237.776, logrando salvar la vida a 137.194 venezolanos. En Carnaval, vamos a contribuir a  quitarle el disfraz a la política sanitaria venezolana.
 
La verdadera revolución sanitaria, y no me cansare de decirlo, comenzó el 1 de marzo de 1936, iniciando el gobierno del General Eleazar López Contreras, con la creación del Ministerio de Sanidad y Asistencia Social, a partir de allí, gracias al esfuerzo de un equipo y a figuras como Tejeras, Gabaldon, Convit, entre otros, se logró el control de enfermedades que estaban acabando con la población venezolana, el Paludismo, la Tuberculosis sucumbieron al esfuerzo sanitario. La evolución del sistema de salud del país entró en proceso de desarrollo se diseminaron ambulatorios por todo el territorio, (muchos de ellos dejados al abandono por el actual gobierno) se abrieron nuevas facultades de medicina donde el norte estaba dirigido hacia la calidad y excelencia; de los postgrado de salud pública comenzaron a surgir gerentes médicos con alta sensibilidad social y con algunos altibajos entramos al camino en 1978 de la estrategia de atención primaria, comenzando posteriormente un proceso de descentralización, con fallas pero perfectible, que llevó al 1998 indicadores sanitarios de progreso, entre ellos una expectativa de vida al nacer de 72.2 años. El camino era lento pero seguro, las alianzas intersectoriales entre las universidades y el ministerio así lo aseguraban. De pronto se cerró el telón y abrió con nueva escenografía, comenzó a disfrazarse a la salud venezolana, la máscara sustituyó al saber científico y se percibe a un sistema de salud gritando entre tambores, “a que no me conoces”.
 
El sistema de Salud venezolano comenzó a maquillarse en 1999, al ser fusionado con el ministerio de la familia y cambiar de nombre el ente oficial regulador a Ministerio de Salud y Desarrollo Social, hasta llegar al actual nombre,  en un largo recorrido de 10 años y un gran costo económico en cambio de formato y papelería, Ministerio del Poder Popular para la Salud y protección Social. Pero el disfraz no fue solo nominal, el sanitarismo fue sustituido por el servilismo y la lealtad al poder más alto. Dejó de ser importante lo técnico y lo militar remplazó a lo médico; Jesús mantilla, Carlos Rotandoro y Ahora Luis Reyes Reyes, este último experto piloto de avión F16, me imagino que por su experiencia andará siempre en las nubes en cuestiones de salud. Sin embargo la constitución de 1999 le dio una esperanza de cambio real al sistema de salud en su artículo 84 que “para garantizar el derecho a la salud, el Estado creará, ejercerá la rectoría y gestionará un sistema público nacional de salud, de carácter intersectorial, descentralizado y participativo, integrado al sistema de seguridad social, regido por los principios de gratuidad, universalidad, integralidad, equidad, integración social y solidaridad. Demasiado bueno para ser verdad y el propio jefe se encargó de ponerle el antifaz el mes de Septiembre del 2008, con la orden expresa Se acabó la descentralización de la salud, se centraliza todo en un solo sistema nacional de salud”.
 
En Abril del 2003 la popularidad oficial en descenso obliga a la implementación de medidas impactantes para revertir la caída, surgen entonces las misiones y entre ellas la Misión barrio Adentro, lo cual bien orientado y con una verdadera filosofía de atención primaria como estrategia, pudo haber sido una extraordinaria oportunidad para la prevención y el fomento de la salud. Pero la realidad fue otra, se convirtió en otro eslabón más de la cadena de dispersión de recursos; el propio presidente reconoció el fracaso de Barrio Adentro 1, profundizándose entonces en la construcción de los CDI y los CRI, muy bonitos y funcionales, pero al ser consecuencia de la desviación de los recursos destinados al sistema tradicional de salud, estos últimos entraron en franco deterioro, disminuyendo en grado extremo la capacidad preventiva del sistema de salud. Se habla de atención primaria y se construyen salas de rehabilitación, y no es malo que se hagan, pero la doctrina sanitarista lo que trata es de evitar que alguien necesite ser rehabilitado, en estos momentos estamos transitando el camino opuesto; se está considerando un triunfo en salud el hecho de una gran cantidad de consultas realizadas por barrio adentro, lo ideal sería que menos gente se enfermera, e insisto en ello.
 
PILDORAS DE TU MEDICO
 
El ataque constante a los médicos venezolanos, las ínfimas condiciones laborales del sector salud ha llevado a que en el país exista un déficit de médicos, de entre 30% al 50% dependiendo de las regiones, es una realidad que debe ser enfrentada. Pero otra vez se recurre al disfraz, en esta oportunidad muy peligroso y el remedio puede ser peor que la enfermedad, se pretende entre otras medidas anunciadas suplir la carencia del personal médico en los HOSPITALES, con pasantes, estudiantes de la carrera de medicina integral comunitaria de la UBV, en Ciudad Guayana se espera que recibirán entre el hospital de Guaiparo y el Uyapar, 60 pasantes ubicados según los directivos de acuerdo a la necesidad del centro. Por Dios, el diseño curricular de esta carrera es muy claro y voy a resaltar algunos extractos de el: Su núcleo esencial es el Consultorio Popular relacionándose estrechamente con todos los escenarios de la Misión Barrio Adentro;  El profesor principal y responsable de la formación del Médico Integral Comunitario es el especialista del MGI que labora en el Consultorio Popular, Su perfil académico está circunscrito al primer nivel de atención, y un hospital es un nivel mucho más especializado, yo no estoy tratando de decir que sean brutos, solo que no están recibiendo formación para ese nivel, lo cual no solo limita la calidad de atención que puedan prestar, sino que los expone a altos niveles de frustración al exigírseles algo para lo cual no están siendo preparados.
Señores del Ministerio del Poder Popular para la Salud, quítenle mascara al información en salud, desde el año 2008 no se publica el boletín epidemiológico en la página Web del Ministerio, tenemos el derecho de saber que está pasando en salud, sin maquillaje ni disfraces.
 
VACUNA CONTRA EL ESTRÉS
 
Jaimito en una fiesta se dirige a una niña que estaba sentada en la sala y le pregunta:
-         ¿Quieres Bailar?
-         Si encantada (le responde ella)
-         Anda pues y dame la silla que estoy mamao
 
Jaimito ve al diablo parado en una esquina en una noche tenebrosa y le pregunta:
-         ¿Señor está esperando a su esposa?
Le responde lucifer con voz de ultratumba
-         yoooo no soooy casaaado; sooy soltero
-         si, no ve que yo soy gafo, y esos cachos?.
 
Hasta nuestro próximo contacto.
*Medico. Magíster en Salud Pública.
E. mail basantac@cantv.net
 
 
Hoy habia 28 visitantes (45 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=