DR CARLOS BASANTA Y SU NOTA SALUDABLE - - Pareces un Querrequerre, te va a dar un infarto

 

 
 

 

DR CARLOS BASANTA.*
 
 
“PARECES UN QUERREQUERRE
 TE VA A DAR UN INFARTO”
 
El venezolano se caracteriza por hacer uso de muchos refranes y de frases que encierran una gran sabiduría, son comunes las expresiones populares dirigidas a comparar algunas conductas humanas con elementos de la flora y principalmente de la fauna lugareña, nuestra expresión cultural es muy rica en este sentido, el caballo viejo de Simon Díaz, que le ha dado la vuelta al mundo, compara las pretensiones del viejo por la muchacha, con las del viejo caballo tras la potranca en celo. Hoy titulamos este contacto con una de estas frases, “Pareces un Querrequerre”, utilizada popularmente para referirse a los malhumorados, a los cascarrabias y a otros sinónimos en ocasiones pasados de tonos. El querrequerre es un ave  que se encuentra en algunos lugares del país, especialmente en Caracas, y algunos estados como Anzoátegui, Apure, Bolívar y Zulia entre otros, y que se caracteriza por su agresividad hacia aquellos seres que invaden su territorio mediante picoteos o graznidos. El saber popular asocia también conductas con enfermedades, relación que la ciencia se encarga de demostrar, como la existente entre el enojo, la ira y la hostilidad y algunas enfermedades. “Muchacho, quédate tranquilo, pareces un querrequerre te va a dar un infarto”
 
Los humanos somos seres de emociones, y dentro de esos sentimientos normales, el enojarse es uno de los más comunes, todo el mundo se enoja, se calienta con razón o sin razón, desde un, eso que dijiste no me gustó hasta explosiones de ira sin control y agresiones, en ocasiones es hasta bueno para la salud exteriorizar el enojo, porque puede ponernos a salvo de situaciones peligrosas, pero también existen personas, en quienes el enojo y mucho más allá, la hostilidad parece formar parte de su personalidad, se calientan hasta bebiendo agua y pelean hasta con su sombra. Cuando nos enojamos se producen en nuestro organismo una gran cantidad de eventos; la respiración se acelera, el corazón late más rápido, la demanda de oxígeno de las células se incrementa, el rostro nos cambia de color, los músculos se contraen, las pupilas se dilatan, aumenta la sudoración, el cuerpo se prepara en forma natural para la emergencia circunstancial; pero el enojo constante con el muchacho, con la mujer o con el marido, en el semáforo, toda esta sobre activación sostenida, cronificada del sistema nervioso, va a redundar en la aparición de enfermedades en distintas esferas.
 
El enojo y las enfermedades del Corazón.
Estudios en universidades de Estados Unidos han señalado que durante un episodio de enojo o de ira, la tensión Arterial se eleva y que las alteraciones que ella produce en nuestro organismo se siguen reproduciendo idénticamente una semana después al recordar el suceso que originó el conflicto, pero esta actuación no solo se limita a los hipertensos conocidos, recientes investigaciones han puesto en evidencia que en aquellas personas con cifras de tensión Arterial normales pero en limite superior, en enojo constante, el riesgo de transformarse en hipertensos era un 71% mayor que aquellos más tranquilo emocionalmente, aumentando el riesgo de enfermedad Cardiovascular. La turbulencia que produce la hipertensión Arterial puede provocar lesiones en las arterias Coronarias que alimentan al Corazón produciendo placas y obstrucción en ellas con posteriores infartos, La misma hipertensión conlleva a que el corazón se torne insuficiente, llevando al cascarrabias a la incapacidad física, la cual será más rápida cuanto más factores de riesgo asociados tenga y de niveles elevados de ira y hostilidad.
 
Relación entre la ira, la hostilidad y otras enfermedades.
El enojo crónico también ha sido asociado con la aparición de crisis de Asma, e incluso un estudio de la escuela de Salud Pública de Harvard ha mostrado que la hostilidad ocasiona tasas más veloces de deterioro y una peor función pulmonar en hombres mayores, aclarando los investigadores que el potencial de los pulmones normalmente disminuye cuando una persona envejece, pero enojarse y ser hostil acelera el proceso. Los cambios bioquímicos que la ira produce en el organismo en forma crónica, pueden alterar las defensas del organismo con la consecuente aparición de gripes frecuentes, y cáncer, además es innegable su asociación con enfermedades de la piel como la psoriasis y su estrecha vinculación con enfermedades Gastrointestinales tales como intestino Irritable, Gastritis y úlceras péptica; así como una mayor predisposición a sufrir de Depresión. Sin olvidar los daños que puede producir un enojo no reflexivo en las relaciones familiares y sociales.
 
PÍLDORAS DE TU MEDICO.
·        Existen opiniones encontradas en cuanto a reprimir o exteriorizar el enojo, la ira o el enfado, los psiquiatras están convencidos que reprimirlo causa daño, pero lo que si es seguro, que de la intensidad y grado de control de esa expresión va a depender las consecuencias orgánicas y sociales que de ello se derive.
·        El contar hasta 10 y hasta mil si es necesario, el salir a caminar, el escuchar música, tratar de pensar en cosas agradable, mirar el lado positivo de las cosas, hablar con un amigo o amiga, negociar soluciones, utilizar técnicas de respiración y relajación e incluso encerrarte en tu habitación y golpear la almohada, pueden ayudarte a evitar los excesos
·        Si no puedes controlar la rabia, si esta teniendo un efecto negativo en ti o/y en tu entorno deberías buscar asesoría especializada
 
VACUNA CONTRA EL ESTRÉS
Una empleada le dice a su jefe:
-Jefe, Paco me acosa sexualmente
-¿que te hace? -responde el jefe
-me dice: ummm que bien huele tu pelo
-pero eso no es acoso sexual                                                                                                                                                                               -pero jefe es que Paco es un enano


Era una vez un señor que era muy tacaño y su mujer le dice:                                                                                                                              - Mi amor, cómprame algo de ropa
El marido responde:
- ¡Ay mujer! pero si la que traes todavía esta buena
- Sí, pero ya me canse de vestir siempre de novia

Hasta nuestro próximo contacto.
*Medico. Magíster en Salud Pública.
E. mail basantac@cantv.net
 
Hoy habia 28 visitantes (41 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=