DR CARLOS BASANTA Y SU NOTA SALUDABLE - - Reflexiones sobre la salud polìtica Venezolana en tiempos de Semana Santa

 

 
 

 

DR CARLOS BASANTA.*
 
REFLEXIONES 
SOBRE LA SALUD POLITICA VENEZOLANA
EN TIEMPOS DE SEMANA SANTA
Hoy comienza la semana Santa, o la semana Mayor como también denominan a este intervalo de tiempo que culmina el domingo de Resurrección, tiempos de rememorar el divino sacrificio de Dios al entregar a Jesús, su hijo para que con su sangre limpiara los pecados del mundo, son muchas las enseñanzas que se pueden obtener de lo que significa y significó para el mundo cristiano los pasajes de la vida de Cristo en la tierra, reflejada según los testimonios de sus discípulos en la Santa Biblia. La Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo, es una ecuación de fe con un común denominador que es el amor de Dios hacia todos sus hijos, los mismos que tomamos como excusa su calvario, para transformar en asueto 7 días que lamentablemente culminan con saldo de dolor y llanto en muchas familias Venezolanas. Mi intención inicial fue escribir sobre prevención de accidentes en las fechas, pero la actualidad de mi país, el diagnóstico de librito a un proceder político no saludable, me obliga a dirigir la pluma en otro sentido, a convertirla en un estetoscopio para auscultar a la salud de la política Venezolana; y el resultado desafortunadamente, no es muy alentador.
 
Dios nos creo a su imagen y semejanza dicen las escrituras, pero lamentablemente el timón de la diferencia se ha exacerbado en los últimos tiempos, se han venido estableciendo inmensas cárcavas interraciales obedeciendo a planes oficiales, entre indígenas, catiritos y la neo acuñada frase de afrodescendiente, que bolas, perdónenme la frase, pero esto es inconcebible en un país de mestizos. Con la excusa de la inclusión y la equidad, estamos transitando por un proceso de descomposición social que asesina al estímulo, a las aspiraciones individuales de nuestros jóvenes y sepultan en la conformidad a los adultos, al obtener prebendas sin esfuerzo alguno para apenas subsistir, que les obliga a un comportamiento genuflexo para no perderla, es una castración a la crítica, a pensar distinto; es ese el horizonte en la formación del tan cacareado hombre nuevo, expresión a mi entender de un síntoma grave de patología política, causa y consecuencia de maligna enfermedad social.
 
Semana Santa es tiempo ideal para pensar en Dios, en sus enseñanzas. Ese ser para el cual se esta fabricando la cruz, rememorando las fechas, y en la cual será clavado el día Viernes, nos dejó como uno de sus mandamientos más importantes, “Amaos los unos a los otros como yo os he amado”, “lo que os mando es que os améis los unos a los otros”, cuanta reflexión merecen esas frases en este momento histórico de nuestra Venezuela, porque estamos haciendo todo lo contrario, estamos montados en un barco de enfrentamiento, donde los colores están por encima de los sentimientos filiales y de amistad, en un barco donde el garfio feroz del capitán, a la viva voz del loro sobre su hombro nos ordena y nos incita a la batalla, a una guerra entre hermanos, las políticas enfermas de odio y separación, atendiendo a la frase de divide y vencerás, o divide y reinaras, han transformado a la Venezuela de los pana burdas en un apartheid para más de 5 millones de Venezolanos.
 
Las transgresiones políticas que atacan en forma constante e inclemente a la salud mental del Venezolanos, se han convertido en un cáncer que ha hecho metástasis espiritual en el “bravo pueblo”, estamos dejando de ser imagen y semejanza de Dios, de aquel que echó a los mercaderes del templo, estamos pensando y actuando no en función de las enseñanzas cristianas por la cual Jesús murió en la cruz en días como estos, sino por designios de quien marca la  pauta temática a sus caprichos, nos estamos dejando ofender la inteligencia y estamos “meando fuera del perol” como dice la gente, por ejemplo, en los últimos días nos enfrascamos en una discusión porque ciento y tantos de diputados devengan altos sueldos como un problema capital, y ese no es el problema, el problema es que millones de Venezolanos apenas ganan lo necesario para sobrevivir. Debemos entender que es un objetivo de enfermedad política el que pensemos de esa manera.
 
PILDORAS DE TU MEDICO
 En la Semana Santa debemos invocar la ayuda de Dios, la oración debe acompañar a la reflexión, en la playa, en el campo o en la montaña, porque Venezuela es una sola, es una gran nación cuyo horizonte se esconde tras la espesa niebla de la involución que generan políticas ajenas a nuestra idiosincrasia.   Emulemos el periplo de cristo, sin ánimo de blasfemia y hagamos resucitar como cristo al tercer día a nuestra verdadera identidad, porque los venezolanos siempre hemos sido opuestos a las injusticias, a las persecuciones por carácter político, al asesinato moral de las personas por el solo hecho de pensar distinto, debemos respetar la ley de dios, pero también debemos exigir y hacer respetar las leyes de los hombres, roguemos a dios que la justicia divina nos ayude a colocar nuevamente la venda en los ojos a la justicia del país y que la constitución sea nuestra Biblia terrenal. Resucitemos al bravo pueblo que al yugo lanzó. 
 
    VACUNA CONTRA EL ESTRÉS
Un tipo todo vendado con muletas, con los ojos hinchados y con aspecto de haberlo atropellado un tren, se acerca a otro en tono de reclamo
-          Oye chico buena broma me echaste cuando me dijiste que una monja visitaría la casa
-          De cual monja hablas tu?
-          De la que vendría en la mañana, tocaron a la puerta, pensé que era la monja y quise echarle una susto disfrazándome de diablo, pero cuando abrí la puerta era un tipo forzudo que se calentó por la broma y mira como me puso
-          Pero yo nunca dije que era una monja, yo le que dije que hoy vendría a la casa  SOR SENEGUER.
 
Un obispo echándole la bronca a un cura de pueblo:
- ¿Qué te pongas jeans en vez de sotana? vale.
- ¿Qué te pongas camisas hawaianas? vale.
- ¿Qué te pongas un zarcillito en la oreja izquierda? vale.
- ¿Qué te hagas una coleta con el pelo que tienes? vale.
Pero que en Semana Santa pongas un cartel de, “- Cerrado por defunción del hijo del Jefe” eso si que no.
 
Hasta nuestro próximo contacto.
*Medico. Magíster en Salud Pública.
E. mail basantac@cantv.net
 
Hoy habia 36 visitantes (47 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=